ÚLTIMOS COMENTARIOS

jueves, 14 de junio de 2012

LA REBAJA DE LA CALIFICACIÓN DE ESPAÑA: ¡Qué pena, Feliciano!


Parecía ayer un día cualquiera: Levantarme temprano, desayunar, leer la prensa económica… Y luego toda la jornada de trabajo.

Ya por la tarde empecé a sospechar algo. Y al poco me preocupé. Pero nada, no respondía mis llamadas.

Cuando pasó más de una hora sin que me cogiera el teléfono, decidí coger yo el coche, a pesar de estar ya avanzado el día, e ir a buscarla.

He de reconocer que se mezclaba mi preocupación por ella con el sofoco de no saber qué escribir en el blog. Supongo que será la costumbre, pero es que con ella era tan fácil…

Y allí estaba el pastel. Delante de mis ojos. No me lo podía creer.

Supongo que todo el mundo tiene un precio, pero nunca uno se hace lo suficientemente mayor como para descubrir lo ruines que a veces podemos ser las personas.

Y cuando se trata de alguien a quien apreciabas, e incluso te creías que se movía por los únicos intereses del cariño, duele aún más.

Pero allí, en Villarrobledillo de Cifuentes, la Tomasa ya no lloraría más a su Basilio…

Ha fichado por la Agencia de Calificación Moody’s, que al poco de escucharla ha decidido bajar la calificación de la deuda de España tres escalones, hasta el umbral del bono basura.

Ya sabemos cómo nos explicó el rescate de España en el artículo del martes, con su sentido común de siempre; pero ahora posiblemente la Tomasa deje Villarrobledillo para marcharse a Nueva York.

Me fui al bar del pueblo, y allí me encontré con Feliciano, el alcalde pedáneo. Y con la segunda cerveza le pregunté qué les había dicho la Tomasa a los extranjeros, que habían llegado a su casa diciendo ser de una Agencia de Calificación de la deuda de países.

- Bueno, Jesús, es que le han preguntado qué calificación le daría a España.

- ¿Y qué les ha respondido?

- Pues que es un país muy grande.

- Jajaja, lógico.

- Pero entonces ellos le han dicho que son de una Agencia de Calificación, que se dedica a ver cómo es el estado de los distintos países, para darles una nota y que así los inversores decidan si quieren invertir en el país o no.

- ¿Y entonces?

- Pues que la Tomasa les ha dicho que si le iban a dar la vuelta a España invirtiéndola.

- Si es que tiene una lógica aplastante…

- Pero ellos le han comentado que no, que lo que hacen es que le dan una nota al país, que es la misma que recibe su deuda.

- Claro, Feliciano, esa deuda es la que va acumulando un país cuando gasta más de lo que ingresa, y entonces tiene que vender los bonos del Estado -esos que anuncian en la tele para que compre la gente- para así sacar dinero con el que pagar esa deuda. Porque aparte de los poquitos que compra la gente, sobre todo los tienen que comprar los grandes inversores extranjeros.

- Ah, entiendo: Entonces la calificación que dan estas agencias a los países y a sus bonos (su deuda) es la que hace que los inversores decidan si comprar esos bonos o no. ¿Es así?

- Exacto, Feliciano. ¿Y qué ha dicho la Tomasa? ¿Cómo ve ella la calificación de España y de sus bonos de deuda?

- Bueno, les ha preguntado si hay muchos bonos o pocos. Y ellos le han dicho que hay muchos, porque España tiene una deuda muy grande. Y luego les ha preguntado si esos dichosos bonos son deuda que España tendrá que pagar en el futuro. Y le han comentado que por supuesto, y además con intereses.

- ¿Y entonces?

- Pues que cuando la Tomasa ya estaba alterándose, le han soltado que además ahora España había hecho más grande su deuda, porque había pedido prestado para dárselo a los bancos… ¡100.000 millones de euros!

- ¿Y qué ha respondido ella?

- Pues les ha dicho que eso de la deuda es una mala cosa para España, porque si había mucha y ahora más, quiere decir que España tendrá que pagar una barbaridad. Y… ¡A ver si no va a poder pagar!

- Vaya Feliciano. ¿Y que han comentado los hombres de la Agencia de Calificación?

- Le han dicho que si quería, como agradecimiento por sus consejos, le regalaban bonos de deuda española.

- ¿Y qué les ha respondido la Tomasa?

- Que ella no quería esa basura.

NOTICIA DE AYER

La Agencia de Calificación Moody’s rebaja tres escalones la calificación de los bonos de deuda española hasta la nota Baa3, sólo un escalón por encima de la calificación de “bono basura”.

“Bono basura” es la denominación coloquial para la deuda de aquellos países con riesgo de no pagar.

Es la calificación de países como Namibia o Túnez.

Justifica la medida por la mayor deuda que supondrá el rescate.