ÚLTIMOS COMENTARIOS

lunes, 9 de diciembre de 2013

ELECTROCUTADOS EN ESPAÑA: Yo pago, tu pagas, todos no pagan


Pocas cosas afectan tanto a la economía como la electricidad, el coste de la electricidad.

Difícilmente podemos imaginar alguna actividad que en algún momento no necesite de ella, desde la industria a la agricultura, pasando por el comercio.

Junto con el precio de las gasolinas, el coste de la electricidad nos indica las posibilidades de competir de nuestros productos.

Al vivir en un mercado abierto –al menos dentro de la Unión Europea-, si los productos españoles son producidos con un coste eléctrico de 10, no podrán hacer frente a los alemanes o franceses si son producidos con electricidad a 5.

Por otro lado, todos sabemos lo mucho que afecta ese coste a los bolsillos de los ciudadanos, con una media de 800 euros al año por familia.

¿Y cómo ha evolucionado este coste?: Puede servirnos saber que desde 2003 la electricidad ha subido en España un 63%.

Pero a pesar de todo, lo más preocupante estriba en que lo pagado no sirve ni siquiera para cubrir el coste de lo que se produce: Es el llamado déficit de tarifa, que no es otra cosa que la diferencia entre lo que nos cobran las compañías eléctricas y lo que cuesta producir la electricidad.

Ese déficit va a parar a final de año a la deuda total que el Estado acumula con las compañías eléctricas, pues el Estado se compromete a devolvérselo, y que en estos momentos ha alcanzado la cifra de 30.000 millones de euros, o lo que es lo mismo: 5.000.000.000.000 pesetas.

Ese tremendo agujero creció sobre todo con la proliferación en España de costosas energías renovables, que al producir la electricidad a mayor coste de lo que pagamos por ella, el Estado se comprometió a pagarles la diferencia.

Pues bien, llegados a este punto, el Gobierno se comprometió a terminar con el déficit de tarifa este año, es decir, que al final del 2013 lo que los españoles pagamos por la electricidad sería suficiente para cubrir sus costes, y no habría una cifra negativa que acumular.

Para ello, se negoció que entre todos cargaríamos con el esfuerzo: Las empresas eléctricas, los ciudadanos y el Estado (que no dejamos de ser los ciudadanos).

- Las empresas eléctricas corrieron con el coste de no subir el recibo todo lo que les gustaría.

- Los ciudadanos pagaron su parte con una subida del recibo que este año ronda el 3%.

- El Estado… El Estado prometió algo que no ha cumplido: Pagar a las compañías eléctricas 3.600 millones de euros.

Y dado que el Estado no ha pagado, ahora hay varias posibilidades:

1) Las empresas se transforman en la madre Teresa de Calcuta y perdonan ese dinero.

2) Se le sube más aún el recibo a los ciudadanos y empresas, con el consiguiente coste electoral.

3) Se le dice a las empresas que no se preocupen, que pidan prestados esos 3.600 millones de euros a los bancos, que el Estado les avalará ese préstamo y no tendrán problema en conseguirlo.

Se admiten apuestas hasta la continuación de este artículo…