ÚLTIMOS COMENTARIOS

martes, 13 de septiembre de 2011

GRECIA FUERA DE EUROPA: Mentiras arriesgadas

A base de dar por hecho los malos acontecimientos económicos que nos asaltan diariamente, soprende que nadie tenga –o no quiera tener– tiempo para preguntarse cómo es posible que hayamos llegado a esta situación.

Así como los particulares –tú y yo– sufrimos en nuestras propias carnes las consecuencias de nuestros actos, cuando pasamos al mundo de la economía general, parece que a los encargados de ella les lluevan las malas noticias del cielo. No hay responsabilidad de nadie.

Tú y yo: ¿Que ha habido un ERE?, sin trabajo; ¿no te llega para pagar la hipoteca?, embargo; ¿faltas al pago del recibo de la luz?, velas.

Los responsables de nuestra economía: Nos dicen, de la manera confusa en que siempre se comentan las malas noticias -tal vez para ocultar su significado y la responsabilidad del que las anuncia-: Grecia está acercándose a una situación de impago, que puede resultar en una quita controlada de la deuda soberana y en una potencial salida del euro.

Y ahí es donde debemos parar, desentendernos del lenguaje técnico de despiste, y preguntarnos: ¿Cómo que Grecia está en quiebra? ¿Cómo que no va a pagar sus deudas? ¿Cómo que abandona el euro?

Pero antes de que nos expliquen las consecuencias de lo anterior, y cómo afectará al resto de países, para poder aceptarlo tendría alguien que salir en público y decirnos lo siguiente, a quemarropa, sin ropajes de cifras y porcentajes:

Todo lo que nos han contado de la Unión Europea, como conjunto de países sólidos y estables, bajo una moneda común… Era mentira.

...Grecia está al borde de abandonar el euro (o que la echen para ser más precisos)

Cuando contemplamos con asombro y orgullo la firma de nuestro entonces Presidente, certificando la entrada de España en ese club selecto de naciones que nombrábamos “Europa”, como algo que siempre nos había sido negado… Era mentira.

...En cuanto las cosas se han puesto feas, Alemania ha decidido actuar en solitario junto con Francia para evitar que les afectase esa mala situación.

Aquellos esfuerzos de grandes impuestos y primeros recortes, de trabajo extra y apretarnos el cinturón, para entrar en la primera velocidad europea, y decir con orgullo que “cumplíamos los objetivos de Maastrich”… Era mentira.

...Maastrich obligaba a no tener una deuda superior al 60% de lo que cada país produce en total en un año. Grecia tiene el 150%.

Y cómo podemos explicar los que vivimos esos momentos, a los que ahora los estudian:

- Que tras ver cada año esas fotos de todos los primeros ministros de los distintos países europeos, reunidos para tomar decisiones como miembros de una única nación –Europa–, ahora la foto se la hace Ángela Merkel con sus votantes. Y lo que es peor, todos dependemos de ellos. Porque necesitamos que nos presten, y lo hagan ¡ya!

- Que se ha permitido a algunos países gastar sin control. Hasta que la deuda ha sido tan grande que es imposible que la paguen.

- Que tenemos comisarios europeos, Parlamento, el Banco Central Europeo… Y ninguno hizo nada cuando esa deuda empezó a engordar, y luego siguió creciendo, y creciendo...

Y es que cuando ahora se ha mandado a la familia griega una institutriz germánica, para que meta en cintura a esos niños que tanto gastan… Los niños ya son grandes. Y no quieren cambiar, después de tenerlos sus padres tanto tiempo viviendo por encima de sus posiblidades. Porque Europa era eso: Una gran nación de naciones prósperas. Todas.

Y claro, qué difícil es conseguir a estas alturas que Grecia reduzca su deuda, a base de recortes drásticos que nunca ha tenido… Y que ya son insuficientes, porque la deuda no hay quien la pague.

Entonces, ¿qué hacemos con los niños?:

- Si Grecia se queda… Nos hundimos con ella.

- Si Grecia se va… Será desmembrar la familia europea.

Pero si era de tu familia no puedes echarle. Y si la echas, tendrás que decir que todo era mentira. Porque lo era. Europa.