ÚLTIMOS COMENTARIOS

viernes, 25 de julio de 2014

LA MEJORA DEL EMPLEO (I): La sandía que nos lleva al huerto


Un desastre. Tal vez el mejor calificativo para el estado del huerto después de muchos años ya.

Huerto = Mercado Laboral

Cierto que el anterior dueño lo había dejado en un estado tan penoso que poco podía esperarse, pero el nuevo hortelano tardaba demasiado en ponerse en la faena de mejorarlo.

El agua apenas si llegaba a entrar por la acequia. Y del abono mejor no hablar, porque la tierra no lo había probado desde hacía tanto tiempo que ya casi era preferible no plantearse pagar su elevado precio.

Agua = Consumo
Abono = Crédito

Y de los insectos para qué decir: una auténtica plaga que se comía lo poco que el huerto llegaba a producir, y que cada día se multiplicaban a sus anchas por todos lados.

Insectos = Impuestos

Así que, como era de esperar, nuestro huerto era ahora un conjunto de pequeñas plantas que crecían tan rápido como acababan por morir, sin apenas darles tiempo a producir ningún fruto. 

Plantas = empresas

Esa mañana el hortelano se había acercado a dar una vuelta, y al adentrarse en la maraña de plantas silvestres que luchaban por sobrevivir, se encontró una pequeña sandía, pues era la época en que solían aparecer.

Sandía = Mejora del empleo
Época = Segundo trimestre del año, cuando tradicionalmente mejora el empleo debido a la Semana Santa y cercanía de los meses de verano

¡Qué alegría! ¡Qué emoción! No era muy grande, pero al fin y al cabo era una sandía. Y se fue corriendo a enseñársela a todo el mundo...

... Mientras el huerto (mercado laboral) seguía sin plantas (empresas) fuertes que pudiesen dar una cosecha continua de sandías (mejora del empleo).

Porque no tenía agua (consumo) ni abono (crédito), pero sí muchos insectos (impuestos).

Y dueños que sólo venían de vez en cuando a llevarse las sandías para enseñarlas en el pueblo.

"En el segundo trimestre del año ha mejorado el empleo en 310.000 personas"