ÚLTIMOS COMENTARIOS

lunes, 15 de septiembre de 2014

POR QUÉ NO TIRA LA ECONOMÍA: Dándote la galleta con el taburete


Durante nuestros últimos artículos, hemos mostrado que la economía puede describirse como un taburete con tres patas:

- Las familias y las empresas
- El Estado
- Los bancos

Sin embargo, no se trata de patas iguales, sino que el Estado y los bancos han de permanecer al servicio de las familias y las empresas, que son las que tiran realmente de las empresas.

Una economía sana tiene a las familias y las empresas luchando no sólo por salir adelante, como por desgracia es la época que nos ha tocado vivir, sino por tener una vida mejor.

Y en esa lucha cuentan –deben contar– con el servicio de los bancos, que le aportan el crédito para que se desarrollen más allá de sus disposiciones actuales de dinero; y la ayuda del Estado, que procura el bien común, ayudando especialmente a los más necesitados.

Pero los problemas surgen cuando se invierte ese servicio, y entonces ocurre que:

- El Estado no se pone al servicio de las familias y empresas, sino que las pone a ellas a su servicio:

Lo vimos el lunes pasado con nuestro artículo ECONOMÍA E IMPUESTOS: La noria y los panes con trampolín, donde el Estado usaba el agua de todos para hacerse una piscina, en vez de repartirla.

- Los bancos no se ponen al servicio de las familias y empresas, sino que también las pone a ellas a su servicio:

Fue el sentido de nuestro artículo del jueves 4 de septiembre EL BANCO CENTRAL EUROPEO BAJA LOS TIPOS DE INTERÉS: Miguelito se come las galletas, donde veíamos que los bancos se quedaban las galletas baratas del Banco Central Europeo, en vez de dar de comer a las familias y empresas.

Y claro, cuando se invierte ese orden de servicio, la economía no tira, no puede tirar. Y entonces no se crea empleo, al menos real, que fue lo comentado en nuestro anterior artículo.

Porque en España durante mucho tiempo, el taburete de tres patas ha tenido sólo dos: el Estado y los bancos, olvidados de las familias y empresas.


Y ya se sabe que un taburete de dos patas no se sostiene…