ÚLTIMOS COMENTARIOS

lunes, 6 de febrero de 2012

DIMITRI NO TIENE QUIÉN LE LLEVE: La salida urgente de la crisis


Ayer estuve cenando con mi amigo Dimitri. Entre plato y plato tocó hablar de economía. Y de la desesperación de los ciudadanos de Spanska, su ciudad natal.

El sindicato de transportistas tiene allí una histórica posición de dominio, que le lleva incluso a influir en el devenir de los distintos gobiernos. Por eso, no se atreven a entrar a fondo en su funcionamiento.

Pero el transporte en su ciudad es fundamental, pues todos sus negocios dependen de él para su funcionamiento. Así se entiende que una simple decisión como la de no mandarte camiones pueda dar al traste con los esfuerzos de muchos años, e incluso generaciones de esfuerzo empresarial.

Con la crisis actual, los transportistas han decidido reducir al mínimo su actividad, para evitar que alguien pueda no pagarles. Sin embargo, mi amigo me dice que en realidad lo que eso esconde es que los transportistas tienen una deudas inmensas contraidas con sus proveedores, que no les fían más gasolina, y por tanto no pueden dar servicio.

Tema aparte es la mala gestión de esas empresas, con directivos que se dedicaron a usar sus servicios para beneficio propio. Incluso hubo algunos que se compraron coches de lujo y usaron la gasolina de la empresa para su uso.

Lo más sangrante de todo -me cuenta- es que los transportistas están recibiendo parte de los impuestos municipales para animarles a dar servicio a las empresas locales; pero esos fondos nadie sabe dónde han ido.

Por eso, ahora el alcalde de Spanska ha decidido tomar cartas en el asunto, ante el gran daño que los transportistas están causando en su ciudad. Sin embargo, las medidas anunciadas han dejado fríos a sus cuidadanos, más incluso que el clima que ellos tienen.

Parece ser que se obligará a los transportistas a que salden sus deudas, e incluso  van a usar fondos públicos para que lo hagan; y que así puedan empezar a dar un mayor servicio al resto de empresas y ciudadanos. Dicen que incluso quedará todo resuelto en un año.

Pero en Spanska siguen desesperados. Les parece muy bien que se creen las condiciones para que los transportistas empiecen a circular, pero ellos sólo quieren que de una vez comience transporte, que les lleguen los camiones, y puedan de esa manera salir adelante todos.

Salir adelante, dejar atrás la crisis. Los ciudadanos y las empresas. Con el transporte -el crédito- de los transportistas -los bancos-. En Spanska, en España. Que el alcalde se baje del Guindo.