ÚLTIMOS COMENTARIOS

miércoles, 3 de octubre de 2012

HACIA EL RESCATE (II): Rescatando a Hitler


Ayer conocimos que nuestro país va a ser controlado, intervenido, desde fuera. Y las condiciones de nuestra rendición.

Durante mucho tiempo se ha jugado a no hacer nada. Viendo lo que se venía encima, hemos sido incapaces de tomar las medidas necesarias para evitar lo que ahora es una realidad.

Han sido muchos años de pasos adelante y atrás, finalizados tristemente ahora, con políticas insuficientes que tantas veces han agravado nuestros problemas. Y con inútiles peleas entre dirigentes que sólo han servido para distanciarnos aún más de la solución.

Con una gente ya harta del asedio, cansada de tantas penurias y sueños incumplidos; y que a menudo se preguntaba si no sería mejor que viniesen de fuera a frenar el desastre, antes de que fuese demasiado tarde.

Pero ha sido demasiado tarde, y ahora se ha producido lo que parecía imposible: Han llegado de fuera y han tomado nuestros organismos, y van a mandar en aquello que creíamos gobernar nosotros mismos: Nuestra economía, nuestro país, nuestro futuro y el de nuestros  hijos.

Por eso ahora, mientras repasamos las condiciones de nuestra rendición, sólo puedo decirte una cosa:

“Llora, llora como mujer, lo que no supiste defender como un hombre”

Conversación de Aixa con su hijo Boabdil (Emir de Granada), tras la capitulación y rendición de la Alhambra.

La historia, y sus personajes, se repiten. Cada 520 años. 1492. 2012.

Este artículo fue publicado el pasado 11 de julio, cuando muchos dirigentes -y tantos expertos- se felicitaban por la concesión de un préstamo de 100.000 millones de euros a España para que se lo diera a sus bancos.

En medio de esa alegría nos atrevimos a levantar la voz desde aquí, una vez más, advirtiendo de lo que estaba por llegar.

A día de hoy no hemos visto aún nada de esos 100.000 millones, y España está a punto de pedir el rescate; nombre actual a lo que la Historia ha llamado siempre rendición.

Un cambio de nombre que resulta muy importante... Para que no se pueda identificar a los que nos rindieron. A nosotros, a nuestras familias; a nuestro país.

Tarde descubrimos esa nueva palabra, y tarde descubrimos que Boabdil no rindió Granada: Hizo que la rescataran. Napoleón también llevó el rescate a Francia en Waterloo. Y Hitler fue rescatado por los Estados Unidos.

Ahora España será rescatada... ¿Derrotada?