ÚLTIMOS COMENTARIOS

jueves, 1 de septiembre de 2011

LA ECONOMÍA ESPAÑOLA: Un ministro, una tila y dos japoneses

Como venimos recalcando desde el principio, no es el momento para perdernos en fuegos artificiales. Es la hora de un análisis de urgencia de nuestra economía real, no la imaginaria, ni la electoral. Sólo así podremos saber dónde estamos; y adónde podemos ir, para salir del laberinto de la crisis.

¿Qué pasaría si por casualidades del destino tú salieses elegido Ministro de Economía?

Llegas a tu despacho, y sin perder un sólo instante, encargas un informe sobre la situación económica que tienes a tu cargo. Pero sencillito, de un solo folio. Aparece entonces, al cabo de pocas horas, un compungido funcionario del Ministerio, que te entrega el informe.

Te recuestas en tu cómodo sillón, de persona importante, y ves en primer lugar:

Crecimiento de la economía: 0,2% en el último trimestre.

Te llevas una primera sorpresa, porque ves ese número muy cerca del cero… Por tanto, te das cuenta de que la economía está estancada, y no crece. Y te preocupas, porque sabes que si no crecemos no creamos empleo, ni recaudará más dinero Hacienda por la creación de beneficios sobre los que aplicar los impuestos.

Te vas a la siguiente línea, que no deja lugar a dudas:

Empleo: Casi 5 millones de parados.

Reafirmas tu preocupación, y piensas: “¿Cómo voy a poder reducir ese paro si la economía no crece? Como mucho se quedará igual. Y contento estaré si consigo que no se destruya más empleo”.

Aprietas un botón y le dices a la amable voz que suena (claro, piensas, cómo no va a ser amable si soy Ministro) que te traiga un café.

Y sigues leyendo:

Consumo minorista: Ha bajado un 5,6% en los primeros 7 meses del año.

Traduces eso de “consumo minorista” al cristiano: tiendas, tiendas de ropa, alimentación,  peluquerías… Y como has visto durante los últimos meses que esos comercios no han parado de hacer rebajas, piensas entonces que el dato es un desastre, porque ni por esas la gente compra más.

Te dices entonces que si se consume menos, y las tiendas venden sólo con rebajas, pues perderán dinero y muchas de ellas cerrarán. Y te empieza a doler la cabeza.

Pero sigues adelante con tu lectura:

Hipotecas concedidas en junio: 32.680. Un 42% menos que el mismo mes en año anterior.

No estás muy puesto en datos, pero cuando ves la cifra de 32.680 te parece muy pequeña. Y ya con la rebaja del 42% te quedas temblando.

Y te preguntas: ¿Cómo es posible que no se den casi hipotecas? ¿Pero no era éste nuestro sector estrella hace pocos años?

Crecimiento medio del coste de las hipotecas este año: 600 euros al año.

Este dato te confirma en tu temor: es obvio que la gente no tiene dinero, porque no consumen, y si encima el coste de las hipotecas sube: ¿quién va a comprarse un piso?

Te cuestionas entonces que si los bancos dan tan pocas hipotecas, ¿qué hacen con el dinero? Porque no tiene sentido que si no prestan, y tienen el dinero parado, no bajen los intereses para intentar colocarlo... a menos que lo coloquen por otro lado...

Deuda española emitida este año: 125.000 millones de euros

Y entonces te enteras de la tremenda deuda del Estado. Ya todo está claro: los bancos destinan casi todo su dinero a comprar deuda estatal, que siempre es más seguro que prestarle a los particulares.

Seleccionas la calculadora en tu móvil de última generación, que te han dado nada más llegar. Pasas a pesetas la cantidad de la deuda emitida: 20.000.000.000.000, casi te desplomas. “¡Cómo no van a subir los intereses, si el Estado no para de pedir dinero!”

Pulsas de nuevo el botón para que te cambien el café por una tila…

Tratando de buscar algo positivo, te acuerdas de nuestras grandes empresas. Seguro que Telefónica, Santander, Acciona, etc. te darán una alegría. Buscas en el folio que tienes en las manos y ves que…

25 grandes empresas españolas cotizadas en bolsa han bajado este año su valor un 30%

En realidad no es una sorpresa: si en España no se consume, no se compran pisos, y fuera de España no están muy boyantes…¿Cómo van a estar nuestras empresas líderes?

¡Ya estás harto! Te levantas de tu cómodo butacón, y llamas al Secretario de Estado de Economía para que venga de inmediato a tu despacho. Llega al cabo de media hora.

En cuanto entra le preguntas enfadado por qué ha tardado tanto. Te dice que estaba con  un grupo de expertos estudiando si subir o no los impuestos a los ricos. Piensas entonces que tu informe no dice nada de eso… ¿Cómo es posible que se les haya pasado eso a los analistas?

Preguntas al Secretario de Estado cúanto conseguirá Hacienda con la subida. "600 millones de euros a lo sumo". Te acuerdas entonces de los 120.000 millones de deuda emitida este año, y abres la ventana de tu despacho, sin saber si es para tomar aire puro o tirar al Secretario de Estado por ella.

Y entonces le dices, levantando la voz: ¡Me puedes dar un solo dato bueno de nuestra economía!

Se te cae el folio con el enfado, y te das cuenta que por detrás hay escrita una última línea:

Ingresos por turismo este año: un 4% más.

Te vas del despacho, te vas del Ministerio. Y camino a casa en tu coche oficial, ves a dos japoneses haciéndose una foto delante de una fuente.

Te dan ganas de bajarte y hacerles tú la foto…