ÚLTIMOS COMENTARIOS

miércoles, 23 de noviembre de 2011

LOS MERCADOS Y LAS ELECCIONES (II): El policía, el mafioso y el bróker

Muchos de nosotros recordaremos una frase que se pronuncia en tantas películas americanas. En distintos contextos, pero siempre la misma frase:

- Entra en la comisaría el policía que siempre va por libre en la persecución de los malos, y cuando pasa por delante de la mesa de su sufrido jefe, éste le dice “la frase”.

- Llega el mafioso al bar nocturno, agarra por las solapas al típico soplón, y con una mirada desafiante le dice “la frase”.

- Está el broker delante de la pantalla de su ordenador en la agencia de bolsa, y pasa por el pasillo el jefe, que le mira y le dice “la frase”.

¿Qué frase es ésa?: La misma que le dijeron en el artículo de ayer a Juan Cordones los mercados, y la misma que le lanzaron a España el día después de las elecciones.

Y como esa frase no tuvo respuesta por parte de los interlocutores, en el primer caso –ficticio– las acciones de Alpargates S.A. bajaron un 10%; y en el segundo –real– la bolsa española se hundió y nuestra prima de riesgo subió.

¿Y cuál es esa frase? Pues simplemente: “DIME ALGO QUE NO SEPA YA”.

Es decir, algo que yo ya no preveía, teniendo en cuenta además que los mercados, que no son otra cosa que gente que se juega su dinero –y mucho–, tiene las mejores fuentes de información.

Por tanto, para que los mercados se muevan en un sentido positivo o negativo, hay que hacer algo que ellos no esperen, para bien o para mal. Pero además, si hacemos lo esperado, cuando son tiempos buenos se interpreta como bueno, y si son tiempos malos, como malo.

Alpargates S.A. había anunciado a bombo y platillo que fabricarían y venderían un 50% más de zapatos. Por tanto, los mercados no tuvieron ni que esforzarse en conocerlo. De todas formas esto casi da igual, porque al ver la fábrica funcionar por las noches y a los comerciales sin parar de viajar, habrían pensado: este año venderán un 50% más.

¿Y qué paso? Pues que cumplieron su objetivo. Y como estamos en un contexto de crisis –malo–, el hacer solamente lo esperado se interpreta como malo, y por eso sus acciones cayeron en bolsa un 10%.

Para subir, tendrían que haber vendido un 60% más. Y si se hubiesen quedado en un 40%, aún siendo una tremenda subida en la producción, las acciones se habrían desplomado, pues no habrían cumplido ni siquiera con las expectativas.

Pero su pecado, de cara a los mercados, fue doble: al anunciar orgullosos la consecución del objetivo, hicieron pensar a los mercados no sólo que no habían mejorado sus expectativas, sino que no tenían intención de hacerlo, pues el mero cumplimiento de los objetivos les hacía sentirse tan contentos como para traerse a “Paquirrín”.

Y es aquí donde se produce la fractura entre lo que cree la mayoría y lo que piensan los mercados. Unos orgullosos, y los otros decepcionados; por el mismo hecho.

Como ya sabemos, las agencias de calificación son esas instituciones tan temidas por gobiernos, bancos y multinacionales, por ser las que deciden la nota que le dan a cada uno de ellos en función de cómo se encuentran económica y financieramente.

Curiosamente, una de las más importantes -la agencia Fitch-, pareció querer ayer sumarse al acertijo, con una noticia que fue de las noticias más comentadas de los medios económicos:

“La agencia de calificación Fitch pide a Rajoy que tome medidas que ‘sorprendan’ al mercado”

No hay que decir que al final los que pagamos las fiestas sorpresa somos los ciudadanos. Pero ése es otro cantar...

9 comentarios:

  1. En mi opinión, parte de la situación de nuestra "prima" es el tanteo de los mercados para ver hasta donde pueden llegar sin que "se les muera" el enfermo. El problema, que se pueden pasar, como el caso Griego, y que se les muera, perdiendo la mitad de su rentabilidad.
    No podemos gastar más de lo que ingresamos, la deuda sólo se concibe, en las finanzas públicas, para financiar inversiones pero el abuso lleva a estas situaciones y sólo un presupuesto ajustado a garantizar nuestro futuro.
    Si no podemos mantener este sistema, que llamamos del bienestar, pues deberemos ajustarlo a lo que podamos mantener.

    ResponderEliminar
  2. Me parece que ha habido 4 acertantes que compartirán la cesta de navidad. Ahora tocan las semifinales y final. Propóngales, Sr. Arroyo:

    1: Anónimo dijo...
    Seguramente lo anunció tanto que el día en que sucedió la bolsa ya había descontado su prodigio.
    22 de noviembre de 2011 12:22

    2: pablo dijo...
    Los mercados siempre quieren más.
    El incremento del 50% fue descontado por los agentes del mercado desde que empezó la fabricación y se vio que era factible.
    Llevar a Paquirrin a los 6 meses y anunciar lo que ya era sabido no tiene respuesta en los mercados.
    En realidad puede que incluso sea negativo, ya que los mercados se preguntarán: " ya sabíamos lo del 50%, pero ahora qué?, no han anunciado nada... luego vendo." Y las acciones bajan.
    Lo que hay que decir para ser exactos, es que el precio de las acciones ya debió de subir 6 meses antes cuando se anunció la medida y se vio que iba a ser posible, y por tanto ahora puede bajar, pero desde un precio más alto al que estaban antes de la "catarsis" en la empresa.
    Saludos.
    22 de noviembre de 2011 12:54

    3: Anónimo dijo...
    4. Finalmente, e incluso en caso de que todo lo anterior hubiera salido perfecto (que lo dudo mucho, porque si no Paquirrín hubiera cantado a capela el resultado de la cuenta de explotación de la sociedad y no la cifra de producción, que no sirve para nada), la puesta en escena sin proponer ninguna línea de actuación de futuro (qué pasará mañana? porque hasta hoy está bien) puede invitar a la gente a vender "ahora que está arriba del todo, antes de que baje". La incertidumbre es poco amiga de los mercados económicos, y si no tenemos algo nuevo que ofrecer y venimos "al límite" con lo que tenemos difícilmente superaremos los resultados actuales, así que nuestra empresa está "sobrevalorada" (no se puede esperar que suba más) y los accionistas venden para recoger ganancias.
    Manel.
    22 de noviembre de 2011 13:45

    4: Anónimo dijo...
    He estado leyendo las diferentes soluciones y me parece más creible la que apuntaba Pablo.
    La Bolsa se mueve en gran parte por expectativas positivás o negativas. Asi, Antonio, debería haber anunciado nuevas medidas para el futuro que supusieran más ingresos.
    Asi ha pasado con Rajoy, que aun no ha anunciado ninguna medida para el futuro. Consecuencias? bajada de la bolsa y subida de la prima.
    22 de noviembre de 2011 17:33

    ResponderEliminar
  3. para sorprenderme a mí como a cualquier ciudadano debería empezar por coger los 3000 millones de euros q van ha inyectar para salvar al banco valencia e invertirlos en alguna industria.....etc etc cualquier cosa antes q seguir salvando banqueros/bancos, acaso no alcanza con el fondo de garantía para devolver los depósitos de las personas?? acaso con todos los edificios y sucursales q tiene el b.valencia no alcanza para cubrir la devolución de los depósitos?? y si embargamos los coches y las casas de los directivos de ese banco tampoco alcanzaría?? VENGA YA!!! que quiebren los bancos corruptos, y q sorprenda al pueblo q le votó.... no a la merkel.

    ResponderEliminar
  4. Buenas:

    Esto enlaza con el buen articulo del otro dia sobre los huevos, no se puede esperar que los beneficios crezcan el 15% anual indefinidamente.
    El mal que hemos generado entre todos es que si este año tal empresa del IBEX gana 400 millones de euros y el año que viene vuelve a ganar otros 400 millones de euros lo está haciendo fatal pues tendria que haber ganado el 15% más osea 460 millones. Con lo que si todos queremos seguir en la rueda o manipulamos las cuentas con "magia financiera" o dejamos la ética a un lado ( aprieto a mis proveedores, donde antes te pagaba a 90 dias ahora te pago a 120 y a callar) me llevo la produccion a un pueblo de la India donde trabajan niños por 2 rupias al dia, etc etc.
    En bolsa no se prima la sostenibilidad, palabra muy en boga hoy en dia pero que no es medible ni cuantificable ahora que es lo que todos deberiamos mirar en una empresa no los beneficios inmediatos a cualquier precio. Gigantes que pensabamos que eran indestructibles como ENRON, LEHMAN BROTHERS, a otro nivel FADESA, COLONIAL, etc eran gigantes con pies de barro.

    ¿Como se modificarian las cotizaciones y todo el sistema en el hipotetico caso de que la bolsa no te dejara vender hasta 1 año despues de haber comprado(o mejor 5 años)?

    ResponderEliminar
  5. Cómo diría alguien que no tiene ni idea, que sólo quiere vivir:
    "Hay algo que falla"

    Y lleva toda la razón del mundo.

    ResponderEliminar
  6. Con que quieren sorpresas...
    ¿Y que tal esta?
    Dejemos quebrar todos los Bancos en "dificultades" y el Sistema Financiero artificial. Que vendan sus activos.
    Que paguen los sacrificios los políticos y sus privilegios.
    Invirtamos lo poco que existe en economía real y productiva.
    Eso si sería una sorpresa.

    ResponderEliminar
  7. Apoyo la iniciativa de las 14:47. Lo hago mío:
    -Dejar quebrar los bancos.
    -Dejar quebrar el sistema financiero artificial.
    -Que ambos vendan sus activos.
    -Que paguen los sacrificios los políticos con sus privilegios.
    -Invirtamos en economía real y productiva.

    O, resumiendo:
    -Suprimir, por ley, todos los mercados financieros que no contribuyen a la economía real.

    ResponderEliminar
  8. Y qué tal si juzgamos a los políticos que han arruinado al país? porque que se lleven una pensión vitalicia es el colmo de los colmos...

    Y qué tal si juzgamos a los banqueros que han llevado a la bancarrota al sistema financiero?... que también se llevan un pastón por jubilarse anticipadamente.

    Porque ya está bien de aprovechados e ineptos!

    ResponderEliminar
  9. Al hilo del blog del dia 14 de Noviembre SR.Arroyo le deje una consulta.

    ResponderEliminar