ÚLTIMOS COMENTARIOS

viernes, 25 de noviembre de 2011

EL DOPAJE EN NUESTRA ECONOMÍA: Set ball

Alemania no es una economía fuerte, lo que pasa es que lleva falseando sus cuentas desde hace años…

EEUU no llegó a la luna: las imágenes de los astronautas poniendo la bandera en el suelo lunar fueron rodadas en el desierto de Arizona…

Luciano Pavarotti no fue un magnífico tenor italiano, porque en realidad le ponían la música en playback mientras sólo movía los labios…

¿Invenciones más bien propias de alguien con la mente alterada? ¿Afirmaciones con pocas luces?

A ver qué os parece entonces ésta:

Declaraciones de Yannick Noah, ex-tenista, a un periódico y posteriormente difundidas por todo el mundo: “Los grandes éxitos del deporte español se deben al dopaje”.

Por tanto, Nadal, Alonso, Pau Gasol, toda la Selección de fútbol y hasta Seve Ballesteros cuando estaba entre nosotros, se dopaban. Yo diría más: iban al mismo sitio el mismo día a hacerlo.

Deporte es economía, especialmente para un país como el nuestro, que somos líderes; una de nuestras industrias que tenemos que mimar.

Si digo que Mercedes y BMW están recortando en seguridad para ahorrar costes, se me caería el Estado alemán encima.

¿Cualquiera puede atacar nuestra industria? ¿Dónde está la defensa de nuestros intereses? Bueno, supongo que estamos centrados en temas financieros…

Esperemos que esos temas tengan deportistas, entrenadores, masajistas, médicos, estadios con público, bares en esos estadios y alrededores, tiendas de deportes, hoteles, autobuses… Y generen el mismo empleo.

Porque en esto último no estamos dopados precisamente…

13 comentarios:

  1. No me sale el texto, solo el titulo
    ras

    ResponderEliminar
  2. Sí, os ruego diculpas porque he tenido un problema técnico. Ya está solucionado, y el vídeo aparecerá durante el fin de semana. Muchos saludos.

    ResponderEliminar
  3. Difama, que algo queda.
    En el tour y roland garrós, llevamos 20 años dándoles pal pelo.
    Pero que de España lleve toda la vida comprando coches franceses, de eso no se quejan.

    Resumamos y simplifiquemos: ENVIDIA.
    Y ante eso, sólo la federación de baloncesto intenta demandarle.
    Frente a la envidia, COBARDÍA.

    Vamos, que en España nos seguimos considerando inferiores a Francia.

    Pd: esta semana, Le monde ha sido condenado ha pagar 15000 euros al Barcelona por asociarlo a la operación puerto.

    ResponderEliminar
  4. Tienes razón Jesús, las afirmaciones que realizamos (yo me incluyo porque normalmente proceden del miedo) no suelen estar basadas en certezas y hechos comprobados y constatados sino que se realizan para defender al grupo con el que nos sentimos identificados (ya sea, familia, amigos, pueblo, provincia, autonomía, estado, equipo, club...).
    No nos gusta quedarnos a solas, es decir, sin respaldo social, sin grupo en el que refugiarnos, por puro instinto de supervivencia. Y en muchas ocasiones si nos sentimos atacados, o sentimos miedo, o impotencia, solemos atacar a grupos adversarios para desacreditarlos (Como cuando la selección de fútbol no ganaba siempre era por un mal arbitraje, porque los otros eran unos marrulleros o anfitriones... y por mala suerte, la sempiterna mala suerte del equipo español. Y ahora que ganamos nos atacan).

    Esto ocurre en todos los ámbitos, sobre todo en los grupos que se forman dentro del trabajo (cosa que hay que evitar y no es fácil, si comienza, suele enquistarse...) lo que muchas veces ocurre es que quién afirma o desmiente que "los americanos han llegado a la Luna", desconoce por completo porqué el cielo es azul y carece de autocrítica.

    Y cuando los asuntos pasan de lo micro a lo macro ocurre como Marshall Mcluhan decía "Solo hay que cuidarse de guardar bien los pequeños secretos, de los grandes la incredulidad del gran público es suficiente). Y como afirmaba Jim Garrison en palabras de un poeta inglés "la traición nunca prospera....¿Por qué? Porque si prospera nadie se atreve a llamarlo traición"

    ResponderEliminar
  5. Complejo de inferioridad, el puñetero complejo que nos acompaña a los españoles desde que nos empiezan a educar. Siempre tenemos miedo al que dirán.....que dirán los vecinos, que dirán los alemanes, que dirán los americanos, que dirán los mercados.....
    La desesperación hace a los valientes, creo que ha llegado el momento para España de sacudirse este complejo y actuar dando ejemplo a los demás de inteligencia, pundonor y tambien, porqué no, de falta de respeto a lo politicamente correcto.
    Creo que ha llegado el momento de unirnos con el resto de Europa contra quien quiere imponernos su forma de salir de la crisis.
    Cuando yo era un niño y algún matón me acosaba en la escuela, mi padre tenía siempre la misma respuesta que a mí me asustaba: Plántale cara, enfréntate a él aunque le temas, solamente pueden pasar dos cosas, o que se asuste él o que te tengas que dar de leches.
    Si te tienes que dar de leches pueden pasar otras dos cosas: que te las dén a tí o que seas tú quien las dé.
    En cualquiera de los casos, en el futuro, el matón sabrá que tendrá problemas contigo si intenta molestarte y preferirá dejarte en paz y buscar otras víctimas.
    En el colegio siempre me funcionó, y en la vida actual tambien.......
    Fuera miedos de una vez.....y al ex-tenista este se le manda un mail diciendole que como venga por España no le vamos a poder garantizar la integridad física, y que cuando oiga hablar en español en un bar de su pueblo se asuste que a lo mejor alguno le sacamos de su error con dos buenas leches... espero D. Jesús que no me lo tome Vd como una incitación a la violencia....sino como una metáfora....Saludos.

    JAMTB

    ResponderEliminar
  6. Magnífica, JAMTB, la argumentación de plantar cara de tu padre. Me la apropio para mis peques (ya vino Andrea de la guardería con una arañazo, y yo: "a los niños buenos, caricias; a los malos, pum!, pum!, pum!")

    ResponderEliminar
  7. Como exdeportista de la selección de mi deporte (Pentatlon Moderno) te puedo decir que en general el deporte español está hecho una mierda sin contar ciertos casos puntuales.

    ResponderEliminar
  8. Desde el otro día estoy alucinada de como se puede dejar a la altura del betún a todo un colectivo (deportistas españoles) y que nadie haya tomado medidas. Por nadie me refiero a esos que comen de nuestros impuestos: Federaciones, Consejo Superior de Deportes, el Secretario de Estado de Deportes (creo que esta sigue siendo Secretaría de Estado, no como la de Turismo)

    Nos pueden insultar y calumniar en un medio internacional como Le Monde y nadie dice esta boca es mía. ¿De qué nos extrañamos? ¿Acaso no pasó lo mismo con la crisis del pepino español cuando nuestras autoridades, ya sabéis, esas a las que les pagamos el sueldo, tardaron 1 semana en reaccionar y ponerse a comer pepinos como locos? ¿Se le pidieron siquiera tibias explicaciones a Alemania, a la UE, a Rusia?

    Quizás nosotros seamos unos acomplejados, como dice el comentario de JAMTB de las 12:22 y no cabe duda de que nuestros políticos, cuando salen al extranjero en representación de España adolecen del mismo defecto. Sabiendo que a Jesús le gusta mucho Churchill, cuando veo a nuestros representantes en Europa siempre me acuerdo de la misma frase: "Os dieron a elegir entre el deshonor y la guerra, elegistéis el deshonor y tendréis la guerra"

    ResponderEliminar
  9. Creo que este tema trasciende el ámbito económico al que Jesús pretende circunscribir éste su blog, nuestro blog, con muy buen criterio sugún lo veo.
    Lo de este francés, digamos que puede indignarnos, pero no preocupa tanto la repercusión que pueda tener cuando yo, familia, amigos, paisanos, compatriotas (nos suena extraño, ¿verdad?) tengamos que movernos por este mundo para negocios o placer.
    Comentarios despectivos e insultantes de este tipo son meras tonterías cuando permanentemente dentro de nuestro país en el ámbito político, cultural, social de personas con DNI español, menosprecian e incluso insultan gravemente (véase Rubianes) y son cuando menos aplaudidos e incluso aclamados.
    Ésto no es gratis, provoca un desgaste contínuo en nuestro día a día, entre otros económico, al generar graves incertidumbres sobre el futuro.
    Por eso aquél artículo que gustó bastante de los logros de empresas españolas en el extranjero, fantástico, quizás porque vencieron al peor de los enemigos, nosotros mismos.
    Imagino Jesús que no publicará este comentario o al menos en su integridad, puede usted cortarlo y retocarlo por donde quiera con tal que no pierda el sentido de lo escrito, lo entiendo perfectamente, me conformo con haberme desahogado escribiéndolo.
    Gracias por este Blog.

    ResponderEliminar
  10. q poco autoestima hay en la calle.... ese pasotismo... ese quemeimportismo de la gente.... necesitamos un discurso de rajoy ya!! no un discurso político, simplemente un discurso de ánimo,, de hacer piña con el pueblo!! de levantar el ánimo y hacernos creer q somos capaces de salir adelante y arrollar a la poderosa alemania y francesa con nuestra fuerza interior,,, hay q creerselo, esto a veces ya es cosa de actitud mas q de economía, un discurso q cree un verdadero punto de inflexión entre la gente!! los alemanes y franceses e ingleses tienen el autoestima muy alta...... el español no!!! es la triste realidad.

    ResponderEliminar
  11. Todo está muy bien pero ¿cómo empezamos el discurso? Con: "Queridos españoles", "Compatriotas" Lo dudo, su éxito está marcado. Fracasará y no necesito decir por qué, ya que todos lo sabemos.

    En España no hay una unidad real a no ser de acontecimientos extraordinarios como muertes violentas por terrorismo (que después, con el tiempo, ya nos encargamos nosotros mismos de despretigiarlo), grandes victorias deportivas (o sea mundial de fútbol)..., por lo demás poco veo.
    España es el único país, diría del mundo aunque no los he visitado todos, en el que la bandera nacional en nuestro propio territorio es como políticamente incorrecto. ¡¡Manda narices!!
    Somos unos idiotas y cínicos por completo, porque cuando viajamos fuera de nuestras fronteras y vemos una bandera nacional, un restaurante, algo enteramente nuestro tardamos poco en orgullecernos y, si no lo vemos (en Bahrein na) lo echamos de menos con gran nostalgia. Para cuándo un discurso en el que se nos muestre nuestra hipocresía dentro de nuestras fronteras. España es una cuando nos atacan del exterior pero como nos dejen en paz nos detrozamos nosotros solitos. Así que bienvenida señora Merkel y señor Sarkozy ustedes nos hacen sentir españoles más que cualquier político de nuestro entorno

    ResponderEliminar
  12. "El que esté libre de pecado que tire la primera piedra". Sabias palabras... No vengo aquí a sermonear a nadie y tampoco a alardear de saber mejor que nadie sobre la vida de Jesús. España, como colectivo, posee y demuestra poca fe en sí misma además de darse acomplejada (por las razones que fueren). Aquí escribe una persona que lleva 27 años viviendo fuera de España (24 de ellos en Alemania). Es difícil de creer pero les aseguro que nuestro país (nos cueste aceptar o no) levanta envidias: ¡sí!. Los particulares como los colectivos tendrán sus razones, a veces inconfesables, pero es así. Tampoco es algo de lo que uno/nos deberíamos sentir orgullosos, pero he llegado a esta convicción tras dilatada experiencia en ver/contrastar nuestra cultura e idiosincracia con las opiniones/aseveraciones de personas que como turistas/ciudadanos visitaron/han visitado/visitan/viven España. Es muy complejo de expresar en palabras, al menos para mí, el ver que a veces nuestro país adolece de seriedad y sin embargo consigue hazañas inéditas que nos cala hasta en lo más profundo; que muestra una cara esperpéntica de sí misma (por ende, de todos nosotros) y al punto de una nobleza inigualable. En mi convicción nada de todo esto tiene que ver con derecha o izquierda, con arriba o abajo sino con una falta de consenso nacional que sea inerente en nuestra educación (a todos los niveles), que ayude al ciudadano y, en sí, al ser humano a buscar formas de no ver todo en blanco y negro sino apreciar todos los matices del arco iris. Sé que este post suena algo místico y parece que no viene mucho al cuento... Soy de la opinión que a nosotros los españoles no nos educan/han educado en desarrollar un sano sentimiento de la autoestima como colectivo. Yo lo veo así. Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Excelente comentario julio, creo que no se puede expresar mejor la contradicción que existe entre como nos vemos y como nos ven desde fuera. Y suele pasar muchas veces que el mayor defecto si se sabe mirar desde otro punto de vista se convierte en la mayor virtud de un colectivo.
    Quizá alguno de nuestros políticos debería acuñar un término parecido a "pariotismo democrático", o "democracia patriotica", un término que signifique algo así como que dentro de nuestra diversidad de opiniones todos somos uno, englobados dentro de la palabra España, y que eso no nos produzca resquemor.
    Desgraciadamente la bajeza de miras de muchos de nuestros políticos basa la estrategia para conseguir un sillón en algún sitio en un patriotismo regional o incluso en un patriotismo de comarca, y hay quien les vota.
    Saludos,

    JAMTB

    ResponderEliminar