ÚLTIMOS COMENTARIOS

viernes, 9 de diciembre de 2011

SIEMPRE HA HABIDO CLASES: La crisis de turistas

- María, 28 años. Camarera: Al final no podemos ir en fin de año a ver a mis padres, Gonzalo.

- Gonzalo, 33 años. Autónomo. Conduce su propia grúa de remolque de vehículos: ¿Y eso, cariño?

- María: Me han llamado del hotel, y no me van a necesitar en diciembre. Muchas cancelaciones. Así que adiós a ese dinerillo.

- Gonzalo: No te preocupes. Seguro que en verano podemos ir; sacaré unas horas los domingos. Cuelgo, que voy a recoger un cliente.

Para la grúa en el arcén, junto a un Audi A8.

- Federico: Hombre, ya era hora. Cada vez llegáis más tarde.

- Gonzalo: Lo siento, señor, cogí atasco.

- Federico: Atasco mental es lo que tienen algunos... ¿No os dais cuenta de que algunas personas tenemos cosas importantes que hacer?

- Gonzalo: ¿Adónde vamos, señor?

- Federico: Pues adonde no nos vean, porque yo desde luego no quiero que me reconozcan montado en este cacharro. Tira para Madrid, anda.

- Gonzalo: ¿Como se le presentan las navidades, señor?

- Federico: Bah, lo de siempre. Oír las quejas de la familia por su crisis y luego un poco de Isla Mauricio. ¿Tú qué? ¿Al pueblo?

- Gonzalo: No, señor. Nos hemos quedado sin el dinero para eso. Tocará trabajo. Bueno, para mí, que a mi mujer no la contratan.

- Federico: La verdad, no sé cómo puedes estar en esto, total, para unos cientos de euros.

- Gonzalo: Es lo que hay, señor. ¿Y usted que hace?

- Federico: Soy piloto de Iberia.

Este año el turismo estaba creciendo al 8%, tanto en número de personas como en ingresos.

Hoteles, restaurantes, bares, taxis... Dependen de él. Así como nuestra economía, que no ha colapsado aún en buena medida gracias a ese sector estratégico.

Y también María, Gonzalo, Luisa, Andrés... Que viven de la clase turista.


18 comentarios:

  1. Yo soy como esa María pero de refuerzo de recepción en un hotel. Ya estoy temblando, como cada Navidad por este tema. No hay manera

    ResponderEliminar
  2. Es de coña. El resto viendo cómo agarrarnos a la puerta de nuestra empresa para que no nos echen. Nos bajan el sueldo, aumentan trabajo, y hacemos hasta el pino por sobrevivir. Y algunos nos fastidian a todos porque resulta que tal vez, es posible, que en algún caso, si se dan unas condiciones, puedan tener una rebaja en sus expectativas. De coña. JMC

    ResponderEliminar
  3. Creo que retrata perfectamente el nulo espíritu colectivo de nuestro país. Y en estas circunstancias, en que toca arrimar el hombro, llevamos en nuestro pecado la penitencia.

    ResponderEliminar
  4. Cuando vemos las orejas al lobo, siempre buscamos cabezas de turco. Mientras podíamos pagar las cuotas de devolución de los créditos casi nadie pensaba que las casas eran caras (que lo eran), que los controladores ganaban mucho dinero (porque alguien decidió que así fuese), que ser piloto era un privilegio (porque nos podían llevar al caribe y hacer lo que los mineros escoceses hacen en el Levante español), que la vida es magnífica pero las personas intentan que sea injusta (porque parece que nadie ha mirado a otro lado cuando despedían aun compañero de trabajo, porque nadie dejaba de lado a una compañera de trabajo si era señalada por el 'mandamás' de turno), etc. Cuando teníamos empleo, ¿pensábamos en los casi dos millones de desempleados que existían o los mirábamos como vagos?

    Si les molesta que los pilotos cobren tanto y pertenezcan a otra clase social dejen de viajar en avión, cambien el extranjero por algún lugar de España y vayan en coche, tren o autobús. Pero me parece que quejarse es más sano, ya que así uno está a la moda muy 'chic' de ser un indignado.

    También nuestra economía depende de nuestro consumo interior, ¿acaso debemos gastarnos lo que no tenemos o nuestros ahorros para que todo vaya mejor? En enero el Metro Bilbao subirá un 7% el billete que yo uso, los trabajadores de dicho Metro no hacen más que hacer huelgas. ¿Qué voy a hacer? Pues iré menos a Bilbao, eso repercutirá en que no tomaré café por esa ciudad y no gastaré en billetes tanto como antes.

    PD: Todo el mundo es bueno... y yo me lo creo.

    'No se sale adelante celebrando éxitos sino superando fracasos' Orison Swett Marden

    ResponderEliminar
  5. Esto me recuerda a lo de los controladores. Cuando tanto se quejan, será por algo. Acabo de ver la página del Sepla, y parece que se incumple reiteradamente la normativa de horas de vuelo (pasaba lo mismo con los controladores, con horas de trabajo). Hablamos de aviones, de su seguridad.
    Tanto ahora como entonces, la consecuencia lógica es Aena.
    "La mitad de los controladores se querella contra la cúpula de Aena".
    Por lo cual, llegamos al Ministerio de Interior, y a su titular, Alfredo Pérez Rubalcaba (ahora Antonio Camacho).

    La política lo intoxica todo.

    Nada más que hablar.

    ResponderEliminar
  6. Claro, ya estamos con que no podemos decir nada, solo callar y si no nos gusta no ir en avion. Tambien tenemos la posibilidad de dejar España si no nos gusta... Pues no, yo no me voy, y no me quedo mirando las injusticias.votare y me manifestare. No caigamos tambien en el topico de que los que protestan son todos unos desarrapados. Me parece mal tomar como rehenes a los ciudadanos, y matar nuestro empleo, que es lo que hacen estos privilegiados.

    ResponderEliminar
  7. Mas solos que la una9 de diciembre de 2011, 13:38

    A mi no me molesta que pertenezcan a otra clase social. Como si los nombran principes... Pero es que lo hacen a costa del chantaje. ¿Que valen tanto? Pues entonces se los quitaran de las manos sin necesidad de huelgas. Pero a que no es asi? No nos olvidemos de los pilotos en paro, y que no pueden trabajar. Y mucho ojo, que el problema no son los españoles, que efectivamente podemos ir en tren, pero los turistas no vendran. Y en muchos sitios si que importa que vengan, y nos den trabajo. Porque si no quien lo hara? Merkel o sarkozy?

    ResponderEliminar
  8. El tren está muy bien para los peninsuleros, pero los isleños... Avión y ya. Muchos privilegios para la casta "iberiense", que tarde o temprano pisarán el suelo de la realidad.

    ResponderEliminar
  9. Pertenezco al sector turístico desde hace casi 15 años y personalmente no me da miedo la huelga de Iberia; es una huelga, como la de la enseñanza pública o la de los barrenderos...

    En mis casi 15 años sólo he vivido 2 huelgas salvajes en nuestro sector: la de Iberia del 13 de julio del 2.001 donde después de huelgas de celo, convocatorias de varios días de huelga en pleno verano y mucho tocar las pelotas los queridos pilotos, el presidente de Iberia decidió dejar todos los vuelos en tierra para presionar al Gobierno a intervenir en el conflicto (Qantas lo ha copiado este año) y la de los controladores. Otro hecho de "secuestro ciudadano" se produjo en El Prat cuando los trabajadores de tierra tomaron las pistas. Y huelgas ha habido muchas, muchísimas... ahora mismo tenemos desde septiembre una huelga de pilotos de Air Europa.

    A la huelga no hay que tener miedo. Lo peor es el incumplimiento de los servicios mínimos que a los huelguistas les sale gratis y para muestra un botón: Metro de Madrid ¿tenían más, menos o iguales derechos los trabajadores de Metro de Madrid a dejar una gran ciudad sin transporte público suburbano? Y también es un colectivo privilegiado; os sorprendería ver lo que gana un conductor de Metro que a duras penas acabó la EGB. Y no hablo de los servicios de limpieza que cuando hacen huelga en lugar de estarse tranquilamente en su "piquete informativo" se dedican a ensuciar porque si no igual nos damos cuenta de lo prescindibles que son.

    En fin. Regulemos bien el derecho a huelga y el deber de cumplir los servicios mínimos y a partir de ahí que convoque huelga cualquier colectivo que quiera ¿o no se pueden ver vulnerados tus derechos si cobras más de 10.000 EUR al mes?

    Los pilotos de iberia precisamente no quieren perder sus privilegios. Igual que no los quieren perder aquellos trabajadores con derecho a indemnización por despido improcedente de 45 días o el puesto vitalicio de los funcionarios.

    Y que conste que precisamente yo estoy en contra de las huelgas que siempre me parecen una medida de presión donde el que más pierde es el que menos tiene que decir en una negociación laboral, es decir, el cliente o usuario.

    ResponderEliminar
  10. Lo reconozco, en lo tocante a la Economía soy liberal, no veo mal que el Sr. Federico del texto de hoy gane lo que gana, ni tampoco veo mal que intente defender sus derechos y prebendas con los medios a su alcance, como lo puede hacer cualquier otro trabajador por cuenta ajena.
    Lo que sin duda no está bien hecho es la Ley de Huelga, ¿existe?, que permite tomar como rehenes a usuarios de servicios básicos sin una penalización acorde con el daño causado.
    Esto no quita que, según el texto, el tal Federico sea un borde insensible de tomo y lomo.
    Buen fin de semana (otro más, y esta semana ya van 3 viernes).

    JAMTB

    ResponderEliminar
  11. No estoy para nada de acuerdo. Tengo 25 años y desde hace 2 que soy piloto y no encuentro trabajo de ello y aún así estoy trabajando en el sector turístico.

    Hablo desde el conocimiento cuando digo que los pilotos de iberia están defendiendo su trabajo y la continuidad de su compañía (aunque no hablo de su prepotencia que la tienen y mucha la gran mayoría).

    A mi me vendría muy bien que Iberia Express se creara y aún así les entiendo porque yo tampoco querría lo que les están haciendo. El oportunismo de las empresas con la reducción de costes por la crisis es inmenso. Es más, según me han comentado hay una huelga dentro de poco en el handling (servicios a las compañías en tierra) de Madrid Barajas por razones nada cuestionables.

    También he de decir que hay muchos colectivos privilegiados y que no salen en las noticias y no se dice nada, precisamente en algunas de las contestaciones al blog sale algún caso.

    En el aeropuerto hay muchas compañías aéreas y entre ellas está Iberia. Señores, si les molestan las continuas huelgas que tienen elijan otra que traen muchos turistas y también son españolas.

    ResponderEliminar
  12. Pues a mi no me vale eso de que si no te gusta ve a otro, porque esto no es como coger un taxi u otro. Iberia tiene cuasi monopolio en muchos trayectos. Ademas, por que no se aplican el cuento los pilotos? Si no les gusta lo que hace la compañia, que se vayan ellos. Me parece de un cinismo desvergonzado decir que lo hacen por la compañia y por España. Vamos, que lo hacen por nosotros. Y una porra. A nosotros nos toman como rehenes de sus intereses. Propongo que durante la huega les quiten los servvicios publicos. Y si les da un apendicitis, que les digan que se busquen otros hospitales, o si les roban en casa, que se contraten seguridad privada. Y que se hace por su bien, porque los medicos y los policias no quieren que haya otras empresas que lo hagan. Respeto como piloto a la comentarista, pero sinceramente, si quieren protestar, que no lo hagan usandome. Y sobre todo, que no me digan encima que es por mi bien y el del pais.

    ResponderEliminar
  13. Gonzalo tendría que haber pasado de largo, y decirle a Federico que lo deja tirado porque no está de acuerdo con la política de su empresa.

    Pero claro, Federico puede llamar a otra grúa, y yo para ir adonde quiero no tengo más compañías.

    Bueno, como alguien decía aquí, Federico puede empujar el coche hasta Madrid, como el resto tenemos otros medios, como el barco o ir a nado

    ResponderEliminar
  14. perfecto, ahora los camioneros anuncian huelga para Navidad. Y avisan que pueden provocar desabastecimiento de alimentos. Pues me voy a juntar con otros colegas medicos para anunciar huelga, y que la gente puede morir. ¿No se trata de usar al ciudadano?

    ResponderEliminar
  15. Pero ¿de qué se habla? ¿De secuestros, de derechos...? No obstante, nadie expone el continuo secuestro que sufre el trabajador por parte de los sindicatos. ¿Por qué un señor, que ni Martín el jefe, ni yo conocemos tiene que decirnos cuánto ha de pagar uno y cuánto ha de cobrar el otro? ¿Para qué necesito yo a un señor que me diga qué es lo que debo ganar? Un señor que todo lo que propone siempre es ir a la huelga, claro a él no le va importar porque sigue cobrando ese día, pero yo, Martín, y la empresa no hace mas que perder. Si las cosas no salen como él había planeado arremete contra las hordas empresariales como si éstas fueran huestes sanguinarias. ¡Narices! Conozco a Martín desde hace veinte años y nunca me ha parecido un mal tipo. Tiene sus ambiciones particulares pero vamos que se le hace ver con facilidad que, a veces, son demasiado grandes para los tiempos que corren. Sin embargo llega este señor que no se ha interesado jamás por nuestra empresa y salta con que se ha de ir a la huelga por el sector. ¡¡Y por Dios a la guerra!! ¡¡Y por la libertad a la guerra! Mejor sería que ese señor se quedase en su santa casa y dejase de tocar las narices al personal que estamos cansados de sus monsergas.
    Claro, este señor y sus compinches no cobran de mi bolsillo directamente, que sino iba dado el truhán. Más que cambiar la ley de huelga, lo que modificaría son las par(t)idas presupuestarias que, independientemente de lo que pase, siempre mama de ellas. Si cobrase de mi bolsillo, seguramente, se interesaría menos por el susodicho sector y más por la realidad común de los mortales.

    ResponderEliminar
  16. No entiendo que la gente siempre señale al huelguista como culpable de un conflicto sin tan siquiera valorar qué papel juega el empresario o en este caso, la junta directiva y de accionistas de IAG (la nueva compañía formada por Iberia y British Airways) en el desencuentro. Supongo que Federico también podría ser el presidente de la Junta de Accionistas de IAG, que además este año en lugar de a Isla Mauricio se va a la Polinesia porque ha cobrado un bonus por acabar con los privilegios de los pilotos para que de la economía real pasemos a la financiera y el dinero vaya de las nóminas de los pilotos a los accionistas. Bueno... yo preferiría que el dinero se lo quedara el piloto, que es el que tiene que estar descansado cuando lleva el aparato conmigo dentro.

    ResponderEliminar
  17. Yo también preferiría que se dejara de subvencionar con MI dinero a empresas low cost extranjeras como Ryanair que además luego hacen que las cuentas de Iberia o Spanair o Air Europa se vean dañadas, y sus directivos tengan que apretar a los pilotos, a los auxiliares de vuelo y a los técnicos de mantenimiento para convertirlos en low cost y poder competir con las low cost extranjeras. ¿Y todo para qué? para poder justificar la creación de aeropuertos costosos (que sólo han servido para mejorar las cuentas de las constructoras) pero ruinosos para los contribuyentes, y a los que ninguna compañía vuela sin subvención porque las rutas no son rentables. Más nos valía cerrar esos aeropuertos y si hay dinero para subvenciones, que se lo den a las compañías españolas como Iberia para que dejen en paz a sus empleados, y si no lo necesitan, que nos lo ahorren en impuestos.

    ResponderEliminar
  18. Tiene gracia cómo algunos aquí se empeñan, como hacen ellos, en llamar trabajadores a los pilotos cuando les conviene disfrazarse de corderos. Eso es tanto como meter a notarios y registradores en la categoría de funcionarios -que lo son- para reivindicar sus derechos. No, no son como los demás. Claro que son trabajadores, pero privilegiados. Vamos que me quejo yo en mi empresa porque van a crear una filial y me ponen de patitas en la calle. Me parece a mí que esos pilotos, junto con sus remuneraciones, se encuentran más en la categoría de empresarios que en la de pobres trabajadores. No sé si los directivos se irán a Jamaica, pero ellos se irán a Mauricio mientras yo me quedo en tierra. Por lo menos dejadme que no les tenga pena...

    ResponderEliminar