ÚLTIMOS COMENTARIOS

lunes, 3 de octubre de 2011

RELACIÓN DEUDA-BANCA: El círculo de la leche

Tras muchos meses –años– de crisis, que los ciudadanos sufrimos en nuestras carnes, asistimos últimamente a una serie de noticias que relacionan la deuda del Estado con los bancos.

¿Qué ha sucedido? ¿Por qué los bancos parecían secos, y ahora resulta que los más entrampados no somos los particulares sino los gobiernos?

A ver si no nos prestaban por eso...

Vamos a imaginar que, en un ataque de locura empresarial, decidimos montar un negocio de producción de leche. Y compramos unas vacas pidiendo un préstamo al banco. Además, pedimos otro préstamo renovable anualmente para comprar pienso y alimentar el ganado.

Nuestros cálculos (simplificando) son los siguientes:

Producimos 4.000 litros de leche al mes, y su valor lo repartimos de la siguiente manera:

- 1.000 litros para cuidar las vacas: vaqueros, ordeño, veterinarios…
- 1.000 litros para impuestos.
- 1.000 litros para pagar el préstamo por la compra de las vacas y el pienso.
- 1.000 litros para vivir y hacer unos ahorrillos.

Con ello, mantenemos las vacas y damos empleo a varias personas de manera directa (vaqueros, ordeñadores, limpieza…) e indirecta (veterinarios, vendedores de pienso…).

El Estado recauda dinero (los 1.000 litros de leche en impuestos) para gasto social (pensiones, paro), sanidad, infraestructuras, etc.

El banco cobra sus intereses (otros 1.000 litros de leche), y da empleo a más trabajadores en sus sucursales.

Nosotros y nuestras familias vivimos bien. Y gastamos en ropa, alimentos, etc., que genera también más empleo.

Pero ahora el Ayuntamiento, con ayudas autonómicas y estatales (lo llamamos en general “Estado”), decide hacer un polideportivo en el pueblo.

Como los 1.000 litros de leche que recibe  el Estado en impuestos de nuestras vacas, se agotan en pagar el gasto social, sanidad, infraestructuras, etc., pide un préstamo a los bancos, que le cuesta unos intereses de 500 litros de leche al mes. Y se endeuda por tanto en esos 500 litros mensualmente.

El banco, que ha dedicado parte de su dinero a dárselo al Estado, tiene ahora menos fondos, y nos sube los intereses de 1.000 litros de leche al mes a 1.200 litros (el dinero, como todo, cuando escasea sube de precio, y por ello los intereses).

Por tanto, el reparto de la leche nos queda de la siguiente manera:

- 1.000 litros de leche para cuidar las vacas.
- 1.000 litros para pagar impuestos. El Estado se endeuda en otros 500.
- 1.200 litros para pagar intereses.
- 800 litros para vivir. Ya no ahorramos nada.

Y entonces, el Estado decide organizar una Feria Internacional del Ganado en el pueblo.

Como el evento es deficitario, pide otro préstamo a los bancos, que le cobran 500 litros más de leche al mes. Esto se acumula a la deuda que el Estado ya tenía mensualmente de 500 por el polideportivo, y hace un total de 1.000 litros.

Para no tener que pedir tanto al banco, el Estado nos sube los impuestos. Pasan de 1.000 a 1.200 litros de leche. Como ya tenia un gasto de 1.000 (social, sanidad, infraestructuras, etc.), unos intereses de 500 para el polideportivo y otros 500 para la Feria, va acumulando una deuda de 800 litros al mes.

Los bancos tienen que emplear más dinero del poco que les queda en los préstamos al Estado, por lo que suben de nuevo los intereses. A nosotros nos supone pasar de 1.200 a 1.400 litros de leche al mes el pago de dichos intereses.

Ahora el reparto de leche resulta el siguiente:

- 1.000 litros de leche para mantener las vacas.
- 1.200 litros para impuestos. El Estado se endeuda en otros 800 litros.
- 1.400 litros en intereses.
- 400 litros que no nos dan para vivir, por lo que nos replanteamos el negocio.

Como no llegamos a fin de mes, los dueños de la vaquería hacemos lo siguiente:

No salimos a comer fuera los domingos (el restaurante despide camareros), compramos menos ropa (más despidos de dependientes) y dejamos los caprichos en el supermercado (más paro).

Compramos un pienso chino más barato, porque el crédito que nos da el banco para alimento del ganado tiene unos intereses muy altos, y la empresa de piensos local despide también a varios dependientes.

El Estado ahora tiene que pagar el paro de todos esos nuevos desempleados, lo cual le supone más gasto. Por tanto, pide un nuevo préstamo a los bancos, y tiene que pagar otros 500 litros más de leche en intereses, acumulados a los 500 del polideportivo y los 500 de la Feria. A ello se suma el gasto social ordinario, sanidad e infraestructuras de 1.000 litros, por un total de 2.500 litros.

Vuelven a subir los impuestos, en otros 200 litros de leche, para no tener el Estado que pedir tanto a los bancos. Pasamos de pagar 1.200 litros a 1.400 litros.

Los bancos están casi sin dinero, pues el Estado no para de pedir, y suben los intereses. De cobrarnos 1.400 litros de leche, ahora nos cargan 1.600 litros.

El reparto de la leche queda así:

- 1.000 litros en cuidar las vacas.
- 1.400 litros en impuestos. El Estado tiene una deuda adicional de 1.100 litros.
- 1.600 litros en intereses
- 0 litros para vivir.

Y entonces, no tenemos más remedio que cerrar el negocio.

El banco se queda con nuestras vacas, que vende a una empresa holandesa. Como no recupera todo el dinero que le debíamos, el Estado le ayuda dándole un aval por la diferencia.

Nuestros empleados se van al paro, así como el veterinario y el vendedor de piensos. Ya había cerrado el restaurante, y ahora lo hace la tienda de ropa y el supermercado.

El Estado pide un nuevo préstamo a los bancos para pagar ese mayor gasto social.

Por tanto, el Estado acumula cada mes una deuda de:

- 1.000 litros de leche para el gasto social normal, sanidad e infraestructuras.
- 500 litros de leche para pagar el polideportivo
- 500 litros para la Feria internacional
- 500 litros para los primeros desempleados
- 500 litros para los desempleados de ahora.

Total: 3.000 litros de leche. Todo deuda, porque no puede recaudar impuestos de nuestro negocio ya cerrado.

Como ha de pagar a los bancos esos 3.000 litros de leche al mes, y ahora no puede cobrárnoslos a nosotros, acude al Banco Central Europeo, que le presta la leche para pagársela a los bancos.

Y nosotros nos vamos. Con nuestras familias en un autobús camino de un lugar lejano. Dejando en la lejanía el polideportivo. Y la carpa de la feria.

En el fondo sabemos que esto ha de tener una solución. Pero esa es una historia que comentaremos en otro momento esta semana...

6 comentarios:

  1. Solución: 100% de coeficiente de caja.

    ResponderEliminar
  2. En primer lugar un apunte que nunca he entendido…
    ¿Cómo es que hay que pedir un crédito cada vez que quieres comprar pienso? No sería mas lógico pedir un crédito inicial para comprar las vacas y el pienso del primer año? Con los beneficios del primer año se compra el pienso del segundo. Se supone que repercutimos en el precio de la leche los gastos y nuestro sueldo, solo así podemos calcular el margen que nos queda de beneficio… Yo no soy economista, ni tengo ningún negocio, pero creo que haría esas cuentas si tuviera que poner uno. Quizás pueda parecer este planteamiento un poco simple, pero muchas veces escucho eso de que se ha de pedir un crédito para el género de cada temporada, y nunca lo he entendido.

    Con respecto al post… pues sí, así debe ser.
    Como los políticos no se juegan su dinero, y el objetivo es simplemente la reelección, no están “motivados” para hacer las cosas bien. Por eso es muy importante que se tipifique la responsabilidad política en el código penal, para casos de corrupción al menos. En teoría no haría falta… pero en la práctica vemos todos los días como, en los países “periféricos”, la historia se repite.
    Además, si la corrupción y mala gestión se come, pongamos un 15% del presupuesto manejado por cada estructura política (y seguro que me quedo corto), a mas estructuras políticas mas rango de pérdida tendremos. La solución pasa por simplificar el organigrama político, ya que si no podemos erradicar la ineptitud, la mala gestión y la corrupción de la case política, reducir al menos su número para que las perdidas sean menores.
    Pero no acaba todo ahí… porque en el post se supone que se ha construido un polideportivo y una serie de servicios (apropiados o no) para la comunidad. Sabemos que no es de color de rosas, sabemos que se ha aumentado el déficit para desviar a inversiones personales y pagar favores. Estaríamos ante un robo de guante blanco delante de nuestras narices.
    Pero aún hay mas... el drama es que la gente lo ve, pero nadie hace nada. Se consiente, se mira para otro lado. Eso sí, cuando tenemos que cerrar la estabulación nos ponemos a gritar escandalizados, cuando en el fondo somos los responsables de todo, pues lo hemos consentido. La democracia no se acaba con el voto, implica un seguimiento, una exigencia. ¿Acaso no lo hacemos cuando contratamos a alguien para que nos reforme la cocina? ¿ No visitamos por las tardes para ver como va? ¿Si no nos parece bien como queda acaso no le decimos que hay que cambiar esto o aquello? Es extraño ver como no aplicamos la misma praxis para cosas personales que para la sociedad en la que vivimos.

    SALUDOS...

    ResponderEliminar
  3. Creo que para llegar a la solución es necesario tener en cuenta que primero los chinos, que vendían el pienso más barato,llegaron y abrieron dos restaurantes chinos en el pueblo, después abrieron tres tiendas de "todo a cien", no abrieron un supermercado pero si varias tiendas de consumibles de bebidas, refrescos, aperitivos y patatillas, también abrieron cuatro tiendas de ropa, las más grandes que hay en el pueblo, y que compiten con los mejores precios del mercadillo de los sábados (donde venden calcetines a un euro el puñao)... ahora van a abrir una peluquería y hemos visto como algunos bares de la capital los están comprando para hacer, o imitar, la tortilla, el salmorejo y las tapas de toda la vida.

    Argentina parece que salió del corralito por la cantidad de recursos naturales de los que dispone.

    En nuestro pueblo no hay muchos recursos naturales, ni hay turismo suficiente, ni se construye, solo muchos olivos y una fábrica alemana especializad en faros de coches de alta gama que es la que permite que en el pueblo sigamos tirando.

    Eso sí, la deuda del ayuntamiento llega los 13 millones de euros, con un presupuesto que es menos de la mitad.

    ¿Que empresas hemos de crear para empezar a crecer?¿Tendrían los bancos dinero para prestar?¿Como ser competitivos frente a chinos, alemanes o argentinos?

    ResponderEliminar
  4. No puedes adelantar la solucion de esta semana,hoy! Lo digo porque igual muchos no llegan ni a mañana!!M e encanta este blog e leido todos los posts y es que para alguien como yo de 24 años que no termino los estudios por un trabajo en la construccion y que escucha todos los dias el empeoramiento de la economia sin entender la mitad de los tecnicismos que utilizan estos crapulas de politicos, banqueros y demas,... Tu blog me parece FACIL,RAPIDO,SENCILLO y PARA TODA LA FAMILIA! Hasta mi sobrino entiende lo de las vacas y eso que va a primaria, jeje ,Sigue asi

    ResponderEliminar
  5. TU BLOG ES GENIAL.TU EXPOSICION DIDACTICA FABULOSA....PERO,SINCERAMENTE¿TODO ESTO TIENE SOLUCION?? CREO QUE LA UNICA ES ACABAR CON EL STAF POLITICO Y EL STAF DE LA BANCA

    ResponderEliminar
  6. Me uno en gran parte al comentario de U-2511

    Cuando el Estado (sea Municipio, CC.AA. o Administración Central o Pedanía) despilfarraba a manos llenas ¿se les siguió votando? Pues ahora está muy bien la vaquería cerrada y nosotros huyendo del pueblo para que nuestros nietos no paguen los tropencientos mil litros de leche que debemos todos (el Estado, en democracia, somos todos; ojalá fueran los tiempos del absolutista Luis XIV)

    La culpa no la tienen los políticos. La culpa la tenemos los votantes que no sabemos castigar, exigir, manifestarnos, denunciar, ser críticos, informarnos.

    El otro día en Madrid vi prácticamente tomada la calle Pintor Rosales (cerca de Ferraz, donde se encuentra la sede del PSOE) por lecheras de la Policía Nacional. Con muchos agentes armados. Pensé que dado el panorama se había líado parda con: a) los indignados; b) los profesores; c) el movimiento Stop-Desahucios; d) todos los anteriores juntos; e) cualquier hijo de vecino emulando a Michael Douglas en "Un día de Furia", que ganas dan últimamente... Pusé la radio y encontré LA LUZ: había un partido de alto riesgo "Real Madrid-Ajax" (y conste que no me disgusta el fútbol) Es casi lo único que nos moviliza a niveles impensables (lo dice una persona que va a muchas manifestaciones, de izquierdas, de derechas, que a veces estoy de acuerdo con unos y a veces con otros)

    No me canso de repetirlo: otro tipo de voto es posible. Un voto en conciencia. Premiando las acciones que no las promesas. No admitiendo disculpas. Ni un sólo fallo de nuestros representantes. Ni siquiera sospechas (ya sabéis lo de la mujer del César). Responsabilidades penales al que se aproveche de un cargo público. Dimisiones y devoluciones íntegras de lo robado. Inhabilitación vitalicia para el ejercicio de cargo público. Fuera privilegios políticos. Fuera políticos "privilegiados". Quiero verdaderos servidores públicos y si no, que no intenten vivir de mis impuestos, que si quiero mantener a alguien, me busco un gigoló y al menos que me alegre los días y las noches.

    Perdón, pero no soporto a nuestra clase política; corre un rumor de que no les soporta ni su familia cercana.

    Para finalizar y retomando el comentario de U-2511, yo conservo "mi vaquería" porque no tenía que pagar "litros de leche al banco" y aún así con la subida de los "litros de leche en impuestos" y que claro, me "compran menos litros de leche" me están ahogando y siempre me pregunto porque existe el FROB, el Plan Renove, el Plan E y el Turismo no tiene ni una Secretaría de Estado...creo que a mi país no le importan "las vacas" y si mucho los polideportivos, las Ferias de Ganado y el Sistema Público de Financiacón de Obra Pública y Prevaricaciones y Cohechos Varios (las Cajas de Ahorro de toda la vida

    Firmado: Revoltosa

    ResponderEliminar